Anuncio Ameriquest Mortgage, No juzgues tan rápido

Ameriquest, don't judge too quickly

¿Puede ser divertido un anuncio de una compañía hipotecaria? Sobre el papel la respuesta sería un NO en mayúsculas, pero hay ocasiones en las que las apariencias engañan. Y nunca mejor dicho.

La agencia estadounidense DDB Los Angeles creó en 2005 una de las campañas más célebres que se recuerdan en el sector financiero. De hecho, los anuncios bajo el lema “Don’t Judge Too Quickly” (No juzgues tan rápido), se pudo ver durante la Superbowl de 2005. A nivel internacional fue premiada, ni más ni menos que con un León de bronce en Cannes, también en el mismo año.

Eso sí, la excelente campaña no pudo evitar que tan solo dos años más tarde, en 2007, Ameriquest Mortgage Company, tuviera que cerrar la persiana. Quizá por tomarse demasiado al pie de la letra su propio slogan, “No juzgues tan rápido. Nosotros no lo haremos”.

Pero volvamos al tema principal: la publicidad. La campaña está compuesta por siete piezas excepcionales.

Cena sorpresa

Mike llega a casa después del trabajo y se pone a preparar una romántica cena con su mujer. Al abrir la puerta, su gata Kitty, le está esperando. Hasta aquí todo normal, pero cuando empieza a hervir la salsa, Kitty la tira accidentalmente y se baña en ella, que junto al cuchillo en la mano de Mike parece realmente lo que no es. Es entonces cuando Sam, su mujer, abre la puerta y se encuentra lo que a sus ojos parece el asesinato de su preciosa gatita. El slogan final es la pieza clave para redondear un anuncio brillante.

No juzgues tan rápido. Nosotros no lo haremos.

Encuentro en el párking

Kevin acaba de aparcar su coche, pero no lleva suelto para el parkímetro. Ya que una “amable” transeúnte no le presta calderilla, se ve obligado a entrar a un establecimiento para cambiar unos billetes. Al salir, choca literalmente con Sarah, una amiga que no veía desde hacía años. Mientras empiezan a ponerse al día, un hombre sale de la tienda, una sala de cine x, y le devuelve la cartera a Kevin.  El malentendido se soluciona con la voz en off final.

Ameriquest, un prestamista de mente abierta que da las mismas oportunidades a todo el mundo.

Supermercado

Joseph entra en un supermercado hablando por teléfono con un amigo al que parece que le están timando. Cuando se dirige al mostrador, Joseph, le dice a su amigo “Te están robando”. Y lo repite. Eso hace saltar las alarmas de los dueños de la tienda que gasean, batean y electrocutan al supuesto ladrón.

No juzgues tan rápido. Nosotros no lo haremos. Ameriquest, un prestamista de mente abierta que da las mismas oportunidades a todo el mundo.

Suegra

Carl ha discutido con Jessica, su mujer. “No odio a tu madre” es la frase lapidaria que confirma que la discusión ha sido dura. Pese a eso, Jessica le lleva el desayuno a su suegra. Cuando llega a su habitación, coge la almohada para colocarla bien y en ese preciso instante entra Carl, quién atónito presencia lo que parece el asesinato de su madre por asfixia.

No juzgues tan rápido. Nosotros no lo haremos. Ameriquest, un prestamista de mente abierta que da las mismas oportunidades a todo el mundo.

Hospital

Un doctor y su auxiliar están examinando a un paciente. Una mosca empieza a merodear y el auxiliar coge el desfibrilador para chamuscar al insecto a la vez que dice: “Lo hemos matado”. Justamente en ese preciso momento cruzaban la puerta de la habitación la mujer del paciente y su hija.

No juzgues tan rápido

Chicas

David, un padre de familia modélico y sacrificado, lleva a su hija Melinda y sus amigas a un concierto. De camino paran en una gasolinera y cuando Melinda baja del coche le ofrece dinero para que se compre algo. Justamente esa es la imagen que ve un coche patrulla: un hombre ofreciendo un billete a una menor.

No juzgues tan rápido

 

Una milla de altura

Hilary, que está viajando en avión a Miami, tiene que ir al baño en pleno vuelo. Se levanta y empieza a salir como puede hacia el pasillo. De repente la blusa se le queda enganchada en un asiento y una turbulencia hace que caiga encima de un hombre. Al encenderse las luces del avión, la escena es bastante embarazosa

No juzgues tan rápido.

En resumen, una campaña muy original que consigue comunicar el valor de marca de una manera diferente y creativa. Sacar una sonrisa del público siempre ha sido una arma muy efectiva para posicionarte positivamente. ¿Con cuál de los siete anuncios os quedáis?

FacebookTwitterGoogle +
Escrito por Hombre Anuncio
Soy El Hombre Anuncio. La publicidad siempre entre pecho y espalda. Compro oro. Vendo humo. Analizo anuncios de televisión y prensa.