Anuncio King of Shaves, Hyperglide: Just add water

Sin duda, la propuesta de la agencia británica Tiger’s Eye, es la más original y sorprendente que he visto hasta la fecha sobre la publicidad en el sector de las maquinillas de afeitar. Estamos acostumbrados a un prototipo de anuncio que siempre repite el mismo patrón. Pero esta vez los esquemas se han roto en mil pedazos.

Una propuesta que podría cumplir con el mismo briefing que cualquier otra camapaña: original, fresco y que se comunique la USP con claridad. Pero llevado a un territorio inexplorado por el sector.

El comienzo parece normal, nada del otro mundo. Más de lo mismo. Un hombre afeitándose y poniendo cara de guapo delante del espejo.

King of Shaves Hyperglide: Just add water

Una música sugerente, creada por Jack Ketch, acompaña toda la escena, dotándola de ese tono sensual que suena en la cabeza de cualquier hombre al afeitarse.

Todo parece indicar que el anuncio seguirá con el afeitado, aparecerá una rubia guapísima, le dará un beso al protagonista, reirán y veremos el producto en primer plano viendo como de afilada es la cuchilla y el diseño ergonómico de la maquinilla. Nada más lejos de la realidad.

No hay mujer, ni sonrisa ni primer plano. No hay ningún tópico. Lo que sí hay es una curiosidad creciente al mismo tiempo que la cámara va realizando un zoom out.

King of Shaves Hyperglide: Just add water

Y cuando nos tiene enganchados delante de la pantalla, llega la sorpresa final. El desenlace de la historia para dejarnos con la boca abierta. De repente, emerge un cepillo de dientes junto a unas incomprensibles burbujas.

King of Shaves Hyperglide: Just add water

En efecto, el hombre se está afeitando debajo del agua. Y es entonces cuando se desvela el claim de la campaña: Just add water (solo añade agua). Las maquinillas King of Shaves Hyperglide se diferencian del resto por no necesitar ningún tipo de crema. Más claro, el agua. Y nunca mejor dicho.

King of Shaves Hyperglide: Just add water

Imágenes vía: Youtube

FacebookTwitterGoogle +
Escrito por Hombre Anuncio
Soy El Hombre Anuncio. La publicidad siempre entre pecho y espalda. Compro oro. Vendo humo. Analizo anuncios de televisión y prensa.